Archivo de la categoría ‘Contratación’

Consejos de ahorro para comercios y restauración ante el cierre por COVID-19

Lunes, 6 de Abril de 2020

La actual situación de alarma y confinamiento ha provocado que los establecimientos comerciales y de restauración no esenciales deban estar cerrados.

A fin de ajustar el gasto energético a esta nueva situación, proponemos las siguientes recomendaciones generales:

Vaciar i desconectar las neveras.
  • La mayoría de alimentos refrigerados caducaran antes del fin del periodo de alarma, por lo que es preferible donarlos a instituciones benéficas o a familiares.
  • En el caso de alimentos de larga duración, juntar-los todos bien empaquetados en una misma nevera.
  • Una vez vacías y desconectadas, limpiar el interior y dejar la puerta de las neveras abierta, para evitar humedades y malos olores.
  • Los botelleros y neveras con bebidas no es necesario que estén en funcionamiento. Pueden dejarse llenas, pero apagadas y con la puerta abierta.

Revisar los congeladores.

  • Los congeladores sin etiqueta energética, y los que acumulan hielo en las paredes, pueden llegar a consumir más de 30€ al mes.
  • Por lo tanto, valorar si vale la pena conservar lo que guardamos en ellos. En ese caso, intentar juntar toda la comida en un solo congelador, el mas nuevo o que esté en mejor estado.
  • Los congeladores que se desconecten, limpiarlos y dejarlos abiertos.
Otros equipos eléctricos.
  • Desconectar completamente aquellos aparatos no imprescindibles: TPV, televisiones, equipos de música, máquina de tabaco, tragaperras…, evitando que se queden en standby.
  • Desenchufar los termos eléctricos.
  • Desconectar completamente la iluminación exterior: escaparates, carteles…
  • En general, la mayoría de equipos se pueden desconectar bajando las PIAs en el cuadro eléctrico, lo que evita tener que moverlos para buscar el enchufe.
Equipos de gas.
  • Desconectar completamente, en caso de tener suministro eléctrico.
  • Cerrar las llaves de gas, para evitar fugas.
Agua.
  • Cerrar la llave de paso principal para evitar fugas.
  • En caso de que sea necesario disponer de agua para riego u otras funciones, valorar el cierre parcial. Tener en cuenta la antigüedad de las llaves de paso, ya que frecuentemente un intento de manipulación genera una fuga. Evitar tocarlas en caso de duda.
Controlar que en todo caso se quedan en funcionamiento:
  • Neveras y congeladores con comida.
  • Alarma.
  • Persiana motorizada.
Valorar opciones a nivel contractual.
  • Aplazamiento de los recibos de gas, electricidad y, en determinadas compañías, de agua.
  • Reducción temporal de la potencia contratada.
  • En los casos en los que se pueda parar absolutamente todos los equipos, valorar la suspensión del contrato.

No duden en contactar con DinamE para asesorarse y realizar los trámites pertinentes, en caso de estar interesados.

Mucha salud para todos!

Flexibilización de contratos de electricidad y gas para autónomos y empresas

Jueves, 2 de Abril de 2020

El Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, recoge, ordena y aclara las iniciativas emprendidas por varias distribuidoras de energía para flexibilizar las condiciones de contratación.

No duden en contactar con DinamE para asesorarse y realizar los trámites pertinentes, en caso de estar interesados.

En concreto, se estipula:

1. Se permite a autónomos y empresas, sin excepción,  flexibilizar las condiciones de contratación de electricidad y gas natural, para adaptarlas a sus necesidades y reducir los costes que soportan mientras dure el estado de alarma.

¿Qué cambios se puede realizar en los contratos?

Electricidad

En el caso de los suministros de electricidad, y en cualquier momento mientras se prolongue el estado de alarma, se podrán suspender temporalmente o modificar sus contratos de suministro, o las prórrogas de dichos contratos. Entre otros, se permite la modificación de las potencias contratadas, el cambio de tarifa o la supresión de conceptos adicionales en la factura como pueden ser cargos por “mantenimiento” o “gestión preferente”.

También pondrán contratar otra oferta alternativa con el comercializador con el que tienen contrato vigente, al objeto de adaptar sus contratos a sus nuevas pautas de consumo, sin que proceda cargo alguno en concepto de penalización.

Además, las empresas distribuidoras deberán atender las solicitudes de cambio de potencia o de peaje de acceso, con independencia de que el consumidor la hubiera modificado ya en los últimos doce meses, y aunque no se haya producido ningún cambio en la estructura de peajes de acceso o cargos que le afecte.

Todos estos cambios habrán de realizarse en el plazo máximo de cinco días naturales desde que sean solicitados y no tendrán coste para el usuario a excepción de:

a) los pagos por derechos de extensión por incrementos de potencia contratada por encima del umbral contratado antes del inicio del estado de alarma,

b) los pagos por supervisión de instalaciones cedidas, en su caso.

c) en el caso de que resultase necesario el cambio de los equipos de medida, que se producen cuando se solicita un cambio sustancial en las potencias contratadas, sea al alza o a la baja.

No se puede aplicar ninguna penalización que hubiera (por ejemplo, penalizaciones de “permanencia”), incluso aunque el consumidor ya hubiera hecho un cambio del contrato en los 12 meses anteriores.

Gas natural

Los autónomos y empresas titulares de puntos de suministro de gas natural podrán solicitar a su comercializador la modificación del caudal diario contratado, la inclusión en un escalón de peaje correspondiente a un consumo anual inferior o la suspensión temporal del contrato de suministro sin coste alguno. No se puede aplicar ninguna penalización que hubiera (por ejemplo, penalizaciones de “permanencia”), incluso aunque el consumidor ya hubiera hecho un cambio del contrato en los 12 meses anteriores.

¿Qué hacer cuando concluya el estado de alarma?

Tanto en el caso de la electricidad como del gas y en el plazo de tres meses desde fin del estado de alarma, los usuarios podrán solicitar una nueva modificación del contrato sin coste alguno, salvo que la nueva potencia eléctrica que se contrate sea superior a la que el usuario tenía previamente o que, en el caso del gas, sea necesario realizar una puesta en servicio, consecuencia de un cierre previo al estado de alarma, y una puesta en seguridad de la instalación, y que deberá realizarse en un plazo máximo de 5 días naturales.

¿Tiene que venir alguien a mi instalación/a mi contador?

Gracias al despliegue de contadores inteligentes en nuestro país, en la mayoría de casos estos cambios se pueden realizar de forma telemática.

No obstante, es posible que en algunos casos sea necesaria una visita presencial al contador para poder ajustarse a las nuevas condiciones. En estos casos, las actuaciones de campo que fueran necesarias, estarían sujetas a los planes de contingencia adoptados y comunicados por las empresas distribuidoras, de manera que se garantice la seguridad y salud de las personas.

Si tengo una instalación antigua (más de 20 años), ¿la distribuidora tiene que verificar mi instalación o me puede obligar a adaptarla?

Para acogerse a las condiciones de flexibilización, las instalaciones de baja tensión de más de 20 años quedan eximidas del control previsto en la normativa. Por lo tanto, la distribuidora no podrá condicionar la modificación de las condiciones contratadas a la renovación del boletín eléctrico.

2. Posibilidad de suspensión de facturas de luz y gas para autónomos y pymes.

Estos usuarios podrán suspender el pago de la factura de electricidad, gas natural, otros gases manufacturados o GLP canalizado mientras dure el estado de alarma.

Una vez concluido, deberán regularizar la cantidad no abonada en las facturas emitidas por su comercializador correspondientes a los siguientes seis meses de consumo, en partes iguales.

¿A qué usuarios está dirigida la medida?

A los autónomos, que acrediten dicha condición mediante su alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o asimilable)

A las PYMES, tal y como se definen en el Anexo I del Reglamento (UE) nº 651/2014 de la Comisión Europea.

Las cinco grandes distribuidoras eléctricas permiten a todos los consumidores reducir la potencia contratada durante el estado de alarma.

Viernes, 20 de Marzo de 2020

Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo, las cinco grandes distribuidoras eléctricas que pertenecen a Aelec, la gran patronal eléctrica, han pactado permitir a todos los consumidores reducir su potencia eléctrica contratada durante el estado de alarma.

En la actualidad, un consumidor únicamente puede reducir o subir potencia una vez al año, cada 12 meses, según la normativa. De esta forma, los consumidores que han visto como sus negocios se han paralizado por culpa del coronavirus puedan beneficiarse en la factura eléctrica a través del término de potencia, uno de los mayores costes de los recibos eléctricos de las empresas.

La pregunta es, ¿me sale a cuenta?

Cuestiones que valorar antes de tomar una decisión:

  • Hay que tener claro hasta qué potencia bajar. Si bajamos por debajo de lo que el negocio está demandando una vez cerrado, nos van a penalizar. Como siempre.
  • La distribuidora puede denegar la bajada si esta es suficientemente importante como para tener que cambiar los trafos de medida del contador. Estos equipos están diseñados para el registro de un determinado rango de potencias, y si nos salimos, hay que cambiarlos. Esto implica un coste adicional (que habrá que volver a asumir al aumentar la potencia de nuevo) y tiempo.
  • Adicionalmente, si nuestro boletín eléctrico ha caducado (a los 20 años), la distribuidora puede exigirnos su renovación. Su coste oscila entre los 100€ y 200€, a parte de las dificultades de gestionarlo en estos momentos.
  • El plazo legal de respuesta es de 15 días, como siempre… A partir de aquí, la reducción de potencia se aplicará en el siguiente ciclo de facturación, probablemente el de Mayo. Si todo va bien, y según el tipo de negocio que tengamos, es posible que a finales de Mayo ya estemos funcionando, con valores de potencia normales… y con penalización por tener la potencia reducida…
  • La reducción de potencia tiene un precio establecido legalmente de unos 11€, pero el aumento cuesta unos 45€ por kW. Hay que hacer números para ver si nos sale a cuenta.

En resumen, en grandes consumidores puede tener sentido si estimamos que la reducción de nuestra actividad tendrá una duración de varios meses. Hay que calcular bien hasta donde bajar y estar muy alerta para volver a subir la potencia contratada con antelación suficiente para que no nos penalice, cuando volvamos a los niveles de actividad habituales. Vista la complejidad, en el sector somos muchos los que pensamos que hubiera sido mucho más fácil cobrar de oficio directamente la potencia demandada, sin tener que modificar la contratada.

En todo caso, pueden contar con DinamE para asesorarse y realizar los tramites pertinentes, en caso de estar interesados.