Archivo de la categoría ‘Normativa energética’

Proyecto de Real Decreto para la Certificación de Edificios

Sábado, 2 de Febrero de 2013

El pasado jueves 31 de enero se presentó al Consejo de Estado el Proyecto de Real Decreto para la Certificación Energética de Edificios.

Se estima que, dado que se trata de la transposición de una Directiva de carácter obligatorio, el Consejo de Estado emitirá su dictamen por la vía de urgencia en un plazo de unas dos o tres semanas, para posteriormente ser elevado al Consejo de Ministros y ser aprobado para su correspondiente publicación en el BOE.

Mediante este Real Decreto se transpone parcialmente la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, en lo relativo a la certificación de eficiencia energética de edificios, refundiendo el Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, con la incorporación del Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios existentes, teniendo en consideración además la experiencia de su aplicación en los últimos cinco años.

El Real Decreto establecerá la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética que deberá incluir información objetiva sobre las características energéticas de los edificios. De esta forma se podrá valorar y comparar su eficiencia energética, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.

Publicación de la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética.

Sábado, 17 de Noviembre de 2012

El Parlamento Europeo acaba de publicar el texto de la Directiva Europea 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, por la que se modifican las Directivas 2009/125/CE y 2010/30/UE, y por la que se derogan las Directivas 2004/8/CE y 2006/32/CE.

De acuerdo con esta nueva directiva que fue aprobada el 25 de octubre de este año se obliga a los estados miembros a renovar un mínimo de edificios públicos e impone auditorías energéticas a las grandes empresas. Las compañías energéticas también tendrán que presentar planes de ahorro. Se estima que la reducción del consumo energético de la UE en un 20% puede ahorrar cerca de 50.000 millones de euros al año.

Renovación de edificios

La directiva obligará a los Estados miembros a renovar el 3% de la superficie total de “edificios con calefacción y/o frío ocupadas por sus propietarios del gobierno central” (departamentos administrativos cuyas responsabilidades abarcan todo el territorio de un Estado miembro).

Sería el caso de edificios con una “superficie útil total” de más de 500 m², y a partir de julio de 2015, de más de 250 m². Sin embargo, los Estados miembros también podrán utilizar medios alternativos para lograr ahorros de energía equivalentes, por ejemplo, una profunda renovación.

Esquemas de eficiencia energética para empresas energéticas

Las compañías de energía cubiertas por la directiva tendrían que alcanzar un “objetivo acumulado del uso final de ahorro de energía” para el año 2020. Este objetivo tendría que ser al menos equivalente a la consecución de nuevos ahorros, cada año, desde 2014 hasta 2020, del 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales, por volumen, con un promedio durante el último período de tres años antes de que la Directiva entre en vigor.

Las ventas de energía utilizada en el transporte podrían ser excluidos y las formas alternativas para lograr ahorros de energía equivalentes estaría permitidos, siempre que se mantenga la equivalencia.

Auditorías energéticas

Todas las grandes empresas tendrán que someterse a una auditoría energética. Estas auditorías necesitarían comenzar dentro del plazo de tres años de la entrada en vigor de la directiva y debe llevarse a cabo cada cuatro años por expertos cualificados y acreditados.

Facturación del consumo real para los clientes

Para ayudar a los clientes a ahorrar energía, los proveedores tendrán que garantizar, antes del 1 de enero de 2015, que la información de facturación es correcta y se basa en el consumo real. Las facturas llegarían, al menos dos veces al año, o tres meses, previa solicitud.

Promover la eficiencia en la calefacción y la refrigeración

Los Estados miembros tendrían que llevar a cabo y comunicarán a la Comisión una “evaluación exhaustiva”, para diciembre de 2015, del ámbito de aplicación de la cogeneración de alta eficiencia y la calefacción y refrigeración urbana eficientes. A los efectos de esta evaluación, los Estados miembros tendrían que llevar a cabo un análisis de costo-beneficio – una propuesta presentada por los diputados – que cubre su territorio sobre la base de las condiciones climáticas, la viabilidad económica y la idoneidad técnica.

Líneas de financiación

Los eurodiputados también propusieron el establecimiento de líneas de financiación para las medidas de eficiencia energética. Los Estados miembros deben facilitar el establecimiento de estas facilidades o el uso de las ya existentes.

Objetivos de la UE y nacionales

La Directiva establece medidas comunes para garantizar que la UE avanza hacia su objetivo principal de reducir el uso de energía un 20% menos en 2020. Cada Estado miembro establecerá sus propios objetivos y presentará un plan de acción nacional de eficiencia cada tres años, en 2014, 2017 y 2020. La Comisión Europea tendría que evaluar, en junio de 2014, los progresos realizados.

El Parlamento Europeo da luz verde a la Directiva sobre ahorro energético en edificios públicos y grandes empresas

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012

Fuente: Servicio de prensa del Parlamento Europeo. 11-09-2012.

 

El Parlamento Europeo ha adoptado en sesión plenaria una nueva directiva sobre eficiencia energética que obliga a renovar un mínimo de edificios públicos e impone auditorías energéticas a las grandes empresas. De acuerdo con la nueva normativa, acordada con el Consejo, las compañías energéticas también tendrán que presentar planes de ahorro. Se estima que la reducción del consumo energético de la UE en un 20% puede ahorrar cerca de 50.000 millones de euros al año.

Los Estados miembros deberán transponer esta nueva ley europea en un año y medio.

Durante el debate celebrado esta mañana, el ponente, Claude Turmes (Verdes/ALE, Luxemburgo), señaló que “esta legislación no solo es esencial para lograr nuestros objetivos de cambio climático y seguridad energética, sino que también dará un impulso a la economía y ayudará a crear puestos de trabajo. Asimismo, reducirá los costes crecientes de las importaciones energéticas, que en 2011 ascendieron a 488.000 millones, lo que equivale al 3,9% del PIB de la UE”. La directiva fue aprobada con 632 votos a favor, 25 en contra y 19 abstenciones.

Renovación de edificios públicos

Esta nueva ley europea exige a los gobiernos nacionales renovar cada año el 3% de la superficie total de “los edificios con calefacción y/o sistema de refrigeración que tenga en propiedad y ocupe su administración central”.

Esta medida se aplicará a los edificios con una superficie útil de más de 500 metros cuadrados y, a partir de julio de 2015, a los de más de 250 metros cuadrados. Los Estados miembros también podrán recurrir a métodos alternativos para lograr un ahorro energético equivalente.

Planes de ahorro para compañías energéticas

Los países de la UE deberán imponer a las compañías energéticas en su territorio un porcentaje de “ahorro de energía acumulado” mínimo para 2020. Dicho ahorro no podrá ser inferior al 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales entre 2014 y 2020.

Las ventas de energía destinada al transporte pueden quedar excluidas y también se podrá recurrir a métodos alternativos, siempre que el ahorro energético logrado sea equivalente.

Auditorías energéticas

Las grandes empresas tendrán que someterse cada cuatro años a una auditoría energética. Las auditorías se iniciarán tres años después de la entrada en vigor de la directiva y correrán a cargo de expertos acreditados en el ámbito de la energía. Las pymes quedarán excluidas.

Financiación

La directiva anima a los Estados miembros y a las regiones a hacer un uso pleno de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión para incentivar la inversión en medidas de eficiencia energética. El Fondo Europeo Agrícola y el Fondo Europeo de Eficiencia Energética también pueden servir para costear las medidas de ahorro energético contempladas en la directiva. Los países de la UE deben fomentar el empleo de estos y otros mecanismos de financiación.

La incandescencia ya es historia.

Lunes, 3 de Septiembre de 2012

Desde el 1 de septiembre entra en vigor la normativa de eficiencia energética de la Unión Europea que exige a los fabricantes de bombillas no distribuir más en el mercado lámparas incandescentes. El objetivo es retirar progresivamente las bombillas incandescentes del mercado y sustituirlas por sistemas de iluminación eficientes, como los LED, que ahorran energía, son más duraderos y respetuosos con el medio ambiente.

Estamos viviendo un momento histórico. Desde que se presentó el revolucionario invento de Thomas Alva Edison en 1879, la bombilla incandescente se ha introducido en la mayor parte de los hogares del mundo. Sin embargo, desde su creación, la evolución tecnológica ha sido prácticamente nula. Actualmente, la tecnología LED supone una revolución comparable al que supuso la llegada de la luz artificial a finales del siglo XIX.

Sustituir las bombillas incandescentes por fuentes de iluminación eficientes (como los LED o las lámparas de bajo consumo) ofrece ahorros energéticos de hasta un 90%. El 95% de la energía que consume una bombilla incandescente se traduce en calor. Solo el 5% se convierte en luz. Esto hace que la incandescencia sea altamente ineficiente y de ahí la retirada de las mismas. El objetivo de la UE es que en 2020 se consiga un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares.

Con la entrada en vigor de esta directiva y la progresiva retirada de las bombillas incandescentes, las soluciones de iluminación con tecnología LED toman relevancia como alternativa eficiente para el alumbrado, no sólo de los hogares y empresas, sino también de las ciudades. La tecnología LED presenta grandes ventajas frente a la incandescencia, como una durabilidad de 25.000 a 45.000 horas (15-30 años) frente a las 1.000 horas de las bombillas tradicionales y un ahorro energético de más del 80%, no contienen radiación IR, UV, ni metales pesados como el mercurio, facilitando el reciclaje. Todas estas ventajas, no están reñidas con la calidad de la luz que ofrecen estas bombillas, que resulta vibrante en color y uniforme en su distribución. Al mismo tiempo, los LED son regulables tanto en intensidad como en color, permitiendo crear gran cantidad de efectos y personalizar los ambientes según las necesidades del momento y los gustos del usuario. La regulación de la intensidad también permite obtener ahorros energéticos adicionales.

Otra de las ventajas de los LED es que no emiten calor, a diferencia de otras fuentes de luz, reduciendo los costes derivados de la refrigeración de los espacios donde está instalada y aumentando la seguridad (son fríos al tacto) para instaladores y niños. El calor emitido por otras fuentes de iluminación puede dañar objetos como pinturas o madera.

La Generalitat de Catalunya presenta el Plan de Energía 2012-2020

Miércoles, 25 de Abril de 2012

La Generalitat prevé inversiones por 24.600 millones de euros en nueve años, la mayoría privadas, y crear 70.000 empleos con el Plan de Energía 2012-2020.

El plan ha empezado a tramitarse este martes con la presentación en el Consell Executiu y la apertura del plazo de información pública, y prevé aprobarse en junio.

La aportación pública será de 1.790 millones, de los que 1.130 corresponderán a la Generalitat y 660 al Estado, según las previsiones del Govern, y en su mayoría se destinarán a promover el ahorro y eficiencia energéticos.

Este ámbito también será el que creará más empleo, según el documento, con 38.000 puestos de trabajo, a los que se sumarán 32.000 en el ámbito de las energías renovables.

Asimismo, el plan permitirá ahorrar 33.850 millones a los consumidores finales (el equivalente a 200 euros por familia y mes) y 20.410 millones en la importación de combustibles fósiles.

Los ejes clave del plan giran en torno a los objetivos europeos para 2020 de reducir un 20% el consumo energético con medidas de ahorro y eficiencia, impulsar las energías renovables hasta que cubran un 20% de la demanda, y reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero.

El conseller de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, ha resumido en rueda de prensa tras el Consell Executiu que el plan reorienta el foco “desde la gestión de la oferta hacia la gestión de la demanda”, incidiendo en el ahorro y la eficiencia energética.

También ha explicado que el plan hace una apuesta “muy importante” por las energías renovables, especialmente la eólica terrestre y marina, así como por la biomasa, a la vez que la Generalitat abogará por la cogeneración para mejorar la competitividad industrial.

El Govern prevé que las energías renovables alcancen los 9.199 megavatios (MW) en Catalunya en 2020 –frente a los 3.689,7 actuales–, de los que 5.153,6 serán eólicos: 4.583 terrestres y 570 marinos.

El Plan 2012-2020 también defiende el desarrollo de infraestructuras energéticas en Catalunya para mejorar la calidad y la seguridad del suministro, incluyendo mayor interconexión con Francia en electricidad –con la línea de muy alta tensión que se está completando– y gas –con el gaseoducto MidCat que debe completarse antes de 2020–.

El Plan presentado se encuentra disponible en la web de ICAEN, disponible para información pública hasta el 19 de junio: www.icaen.cat

La tarifa eléctrica sube finalmente un 4,1% para Pymes, un 2,78% para los consumidores industriales medios y de un 0,91% para la gran industria.

Viernes, 30 de Marzo de 2012

Madrid, 30 de marzo de 2012.

Fuente: Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

LA EFICIENCIA ENERGETICA, LA UNICA ESTRATEGIA POSIBLE

Estos primeros pasos en la determinación del Gobierno en la eliminación del déficit tarifario y en el traslado integro a los consumidores de los costes del sistema, hacen evidente que la única vía que tienen las empresas para que los crecientes costes de la energía, entre los más caros de Europa, no penalicen su competitividad, es la eficiencia y gestión energética, tanto a nivel operativo como estratégico.

MERCADO ELECTRICO

El Consejo de Ministros aprobó este viernes una subida del recibo de la luz del 7% de media para aquellos consumidores que estén acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR) de electricidad, es decir, para la mayoría de hogares y pymes. Además, sube también el gas un 5%.

Para las pymes, la tarifa subirá un 4,1%, un 2,78% en el caso de los consumidores industriales medios y de un 0,91% para la gran industria.

Así lo explicó el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, quien apuntó que con esta subida el Gobierno recaudaría 1.382 millones de euros.

El Gobierno se ha visto obligado a subir la luz después de que una sentencia del Tribunal Supremo determinara que no podía congelar el recibo, ya que no podía seguir incrementándose el déficit de tarifa.

Además, el porcentaje del incremento viene marcado por el descenso del 7% en la subasta de energía eléctrica en el mercado, celebrada el pasado 21 de marzo.

Junto a la orden ministerial de la subida de la luz, el Gobierno ha aprobado también un decreto que incluye medidas para que las empresas eléctricas contribuyan a reducir el déficit tarifario que suponen, según el ministro, unos 1.700 millones de euros.

De esta manera, entre los 1.382 millones obtenidos con la subida de la luz y los 1.700 de las eléctricas, el Ejecutivo podrá cumplir las sentencias del Tribunal Supremo que obligan a que el déficit tarifario, de unos 24.000 millones, se eleve en un máximo de 1.500 millones en 2011 y 2012, frente a los 5.000 que aumentaría si no se tomaran medidas.

A este respecto, Soria aseguró que el Gobierno “no se ha planteado en ningún momento” la alternativa de que los consumidores asumieran todo el coste, ya que, según indicó, “si todo el peso del ajuste hubiera recaído en el consumidor tendríamos que haber aprobado un incremento de la TUR de aproximadamente un 40%”.

Entre las medidas que afectan a las eléctricas se reduce un 12,5% el coste de la distribución, lo que supone unos 688 millones de euros; los pagos por capacidad de las centrales térmicas un 10%, unos 84 millones, y se traslada el pago de 20 millones a Red Eléctrica a las operadoras.

Además, se recorta la aportación a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en 60 millones, al IDAE en 613 millones, la cuantía de la prima al precio del carbón nacional un 10% ( 46,3 millones) y al concepto de interrumpibilidad en otro 10% (56,1 millones).

Por otro lado, aplaza a 2013 el pago de 197 millones de euros de retribución a las inversiones de Red Eléctrica en 2011.

MERCADO GASISTA

En lo que se refiere al gas, el Gobierno ha aprobado la suspensión de nuevas infraestructuras como vía de prevención del aumento del déficit en el sector, que en la actualidad se fija en unos 300 millones de euros.

En este sentido, Soria explicó que la subida del 5% del gas irá encaminada a que quede controlado el déficit en los 300 millones de euros, ya que de lo contrario crecerá  y podría elevarse hasta los 510 millones durante el 2012.

Otras de las medidas para paliar el déficit en el sector gasista, anunciadas durante el Consejo de Ministros, fueron la suspensión de la tramitación de nuevas instalaciones de gas, de nuevas plantas de regasificación en la península y la modificación del sistema de retribución del servicio de almacenamiento subterráneo.

Se publica el proyecto de Certificación de Eficiencia Energética de los edificios existentes.

Sábado, 4 de Febrero de 2012

Fuente: Ministerio de Industria, Energía y Turismo

Dos meses después de que la Comisión Europea denunciara a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea  por no aplicar de forma correcta la normativa comunitaria que obliga a reducir el consumo energético en los edificios, se dan los primero pasos para la adaptación de la legislación española a la Normativa Comunitaria de Certificación Energética.

El objetivo de la Comisión Europea es que se aplique el cálculo de ahorro energético y se adapten los requisitos de entrega del certificado de eficiencia energética a los edificios tanto nuevos como existentes. Hasta la fecha, la normativa española solo comprometía en este aspecto a los edificios de nueva construcción y a los que realizaban reformas importantes, en los dos casos a través del RD 47/2007.

Desde el jueves 2 de Febrero, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha puesto a disposición pública el proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios existentes, para el cumplimiento del trámite de audiencia.  Desde DinamE hemos preparado un 360º Energy Outlook, que resume los puntos més destacados del borrador, descargable en el siguiente link:

120213_DinamE 360_Borrador Certif Energetica

El proyecto estará a disposición de los interesados durante quince días hábiles contados a partir del día siguiente a la publicación del anuncio y estará localizado en la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en el siguiente link:

http://www.minetur.gob.es/energia/es-ES/Participacion/Paginas/EficienciaEnergetica.aspx

La Unión Europea presenta una propuesta de Directiva de Eficiencia Energética más restrictiva

Viernes, 22 de Julio de 2011

En 2007, la Unión Europea presentó la directiva que obliga a un triple objetivo para 2020: reducir un 20% las emisiones de CO2 , reducir un 20% el consumo de energía, y a generar el 20% de la energía mediante renovables. Sin embargo, según las últimas estimaciones, cuatro años después la UE no avanza hacia su objetivo de reducir en un 20% su consumo de energía previsto para 2020.

De ahí que proponga aplicar en todos los sectores económicos una nueva serie de medidas en favor de una mayor eficiencia energética, a fin de subsanar este problema y volver a encarrilar los esfuerzos de la Unión. Esta propuesta de nueva directiva presenta medidas, dirigidas a intensificar los esfuerzos de los Estados miembros por un uso más eficiente de la energía en todos los eslabones de la cadena energética, despde la transformación de la energía, y su distribución, hasta su consumo final.

En suma, la Comisión propone medidas simples, aunque ambiciosas:

  • Obligación jurídica de crear sistemas de ahorro energético en todos los Estados miembros: Los distribuidores de energía o las empresas minoristas de venta de energía estarán obligadas a ahorrar cada año un 1,5% de sus ventas de energía, en volumen, mediante la aplicación de medidas de eficiencia energética tales como la mejora de la eficiencia de los sistemas de calefacción de los consumidores finales de energía, mediante la instalación de ventanas con doble acristalamiento o de tejados aislantes. Como alternativa, los Estados miembros podrán proponer otros mecanismos de ahorro de energía, por ejemplo, financiar programas o acuerdos voluntarios que arrojen los mismos resultados, pero que no se basen en obligaciones impuestas a las empresas energéticas.
  • El sector público debe dar ejemplo: Los entes públicos impulsarán la adopción por parte del mercado de productos eficientes desde el punto de vista energético, mediante la obligación jurídica de adquirir edificios, bienes y servicios eficientes energéticamente. También tendrán que reducir gradualmente la energía que consumen en sus sedes, mediante la realización cada año de obras de renovación que afecten, como mínimo, al 3 % de su superficie total.
  • Gran ahorro de energía para los consumidores: Un acceso sencillo y gratuito a la información en tiempo real, y al consumo de energía en el pasado, mediante contadores individuales más precisos, permitirá a los consumidores gestionar mejor su consumo de energía. La facturación debe basarse en el consumo real y reflejar correctamente los datos del contador.
  •  PYMEs: Incentivos para que procedan a realizar auditorías energéticas y difusión de mejores prácticas.
  • Industria: Tendría que ser más consciente de sus posibilidades de ahorro energético, y las grandes empresas tendrían la obligación de realizar auditorías energéticas cada tres años.
  • Eficiencia en la producción de energía: Control de los niveles de eficiencia de las nuevas instalaciones de producción de energía y establecimiento de planes nacionales de calefacción y refrigeración, basados en la cogeneración y la recuperación del calor residual.
  • Transmisión y distribución de la energía: Mejoras en la eficiencia gracias a la consideración de los criterios de eficiencia energética en las decisiones de las autoridades nacionales de regulación de la energía, especialmente al aprobar las tarifas de red.
  • Certificaciones: Se introducirían sistemas de certificación que garantizaran un alto nivel de competencia técnica de los proveedores de servicios energéticos

 

De acuerdo con las propias estimaciones de la Comisión, se espera alcanzar un acuerdo político, entre la Comisión y el Parlamento, sobre la propuesta de Directiva entre enero y junio de 2012, lo que permitiría la entrada en vigor de la Directiva a finales del mismo 2012. Los Estados Miembros deberían implementar la nueva Directiva antes del fin de 2013, posibilitando una primera evaluación de resultados a mediados de 2014.

ISO 50001: Nueva Norma de Gestión de la Energía para ayudar a las empresas a reducir las emisiones de CO2 y los costes.

Lunes, 20 de Junio de 2011

 

British Standards Institution (BSI) anunció la semana pasada la publicación de la primera norma internacionalmente reconocida de Gestión Energética para ayudar a las Organizaciones a reducir sus costes energéticos, sus emisiones de CO2 y cumplir los objetivos de cambio climático.

  

ISO 50001 ayudará a todo tipo de organizaciones a implantar los procesos necesarios para entender su punto de partida en relación a la utilización de la energía, desarrollar e implantar planes de acción, objetivos e indicadores para reducir el consumo e identificar, priorizar y registrar oportunidades de mejora de la gestión energética para alcanzar dichas reducciones.

La actual normativa europea UNE-EN-16001 permite obtener un sello reconocido que acredita la excelencia de la Organización en su gestión de la Energía. Hasta la fecha, esta ha sido la normativa precursora de la recién creada ISO 50001. Se prevé que ésta última sustituya a la norma EN-16001 y lo más probable es que, al final, sea retirada de uso a mediados de 2012. En todo caso, y dado que ambas establecen un enfoque similar, esto no supondrá un problema para los usuarios actuales de esta norma europea.

Los riesgos globales asociados a la escasez de energía, aumento de costes e incremento de la legislación para reducir emisiones de gases de efecto invernadero han impulsado el desarrollo de la norma. Mediante la implementación de la norma, organizaciones todo tipo tienen la oportunidad de acometer no sólo grandes ahorros financieros sino también mejorar su reputación demostrando su compromiso con la mejora de la Sostenibilidad.

La norma ha sido desarrollada durante varios años por expertos en Gestión Energética representando a más de 60 países de todo el mundo que se unieron para crear el modelo.

Mike Low, Director de Normalización de BSI ha dicho: ” La ISO 50001 es una importante y nueva norma mundial que aportará un gran valor añadido a las organizaciones en todo el mundo que tienen que afrontar los crecientes costes energéticos y una mayor legislación gubernamental sobre cambio climático. La norma establece claramente los procesos y acciones que pueden permitir a cualquier Organización ahorrar costes (…)”

La ISO 50001 puede ser utilizada por Organizaciones de todo tipo independientemente de su ubicación geográfica, cultura o condición social.

En DinamE, venimos trabajando, desde hace tiempo, en que nuestros Clientes estén preparados para alcanzar la Certificación en la norma EN-16001. Nuestro Servicio de Plan Director (Estratégico) de Energía se va implantando bajo las recomendaciones de esta norma, que a partir de ahora será la ISO 50001, lo que permite que cuando el Cliente lo decida pueda proceder muy fácilmente a dicha Certificación.

Fuente: BSI

La UE revisará la fiscalidad para fomentar la eficiencia energética.

Miércoles, 20 de Abril de 2011

La Comisión Europea ha presentado una propuesta para revisar las normas sobre la fiscalidad de los productos energéticos en la Unión Europea, teniendo en cuenta las emisiones de CO2.

 

Estas nuevas normas buscan reestructurar la fiscalidad de estos productos para tener en cuenta tanto sus emisiones de CO2 como su contenido energético. Con ello, la Comisión quiere fomentar la eficiencia energética y el consumo de productos más respetuosos con el medio ambiente, así como prevenir las distorsiones de la competencia en el mercado único.

La directiva revisada entraría en vigor en 2013 pero la CE explica que la industria tendrá el tiempo suficiente para adaptarse al escenario que surja de la norma, ya que existirán unos períodos de transición hasta 2023 para la plena adaptación de la fiscalidad del contenido energético.

Esta medida  propone que se divida el tipo mínimo de impuesto en dos partes: Una se basaría en las emisiones de CO2 del producto energético y se fijaría en 20 euros por tonelada de CO2. La otra se basaría en el contenido energético, esto es, en la energía real que genere el producto medida en gigajulios (GJ). El tipo mínimo de impuesto se fijaría en 9,6 euros/GJ en el caso de los combustibles de automoción y en 0,15 euros/GJ en el de los combustibles de calefacción. Esto se aplicaría a todos los combustibles usados en el transporte y la calefacción.

En cuanto a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la directiva revisada persigue complementar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE vigente mediante la imposición de una tasa sobre el CO2 en sectores que no entraban en su ámbito de aplicación (transportes, hogares, agricultura y pequeñas industrias). Estos sectores representan la mitad de las emisiones de CO2 de la UE, por lo que es importante que les afecte también la señal de precios del CO2.

Según nuestra perspectiva, medidas como la propuesta por la Comisión Europea, abren el debate sobre la posibilidad de imponer tasas relacionadas con las emisiones de CO2 a todos los productos que consumimos. Esta “tasa verde” afectaría especialmente a productos importados, reduciendo significativamente las ventajas en costes de países como China o India, pudiendo invertir el proceso deslocalizador de las empresas europeas.