Entradas con la etiqueta ‘Comisión Europea’

Publican una guía para entender los aspectos de la Eficiencia Energética del Winter Package

Miércoles, 11 de Octubre de 2017

El European Council for an Energy Efficient Economy (ECEEE) (www.eceee.org) ha publicado una guía que pretende aclarar los aspectos relacionados con la eficiencia energética que aparecen en el Paquete de Energía Limpia de la Comisión Europea.

El nuevo documento, titulado “Your guide to understanding energy efficiency in the European Commission’s Clean Energy Package”, está centrado principalmente en dos de las directivas que actualmente se encuentran en proceso de revisión: la Directiva sobre Eficiencia Energética (EED) y la Directiva sobre Rendimiento Energética de los Edificios (EPBD), normativas clave para alcanzar los objetivos de ahorro energético de la Unión Europea.

La guía, enmarcada en la serie “Steering through the maze” -A través del laberinto-, ayudará al lector a entender el proceso de aprobación de los aspectos relacionados con la eficiencia energética, explicando los principales elementos de dicho proceso y los puntos que se están revisando en ambas directivas. La guía también aclara en qué momento de dicho proceso de aprobación nos encontramos y cuándo está previsto que finalice.

Los focos halógenos ya no podrán ser comercializados en la UE

Jueves, 1 de Septiembre de 2016

Desde hoy, 1 de septiembre, los fabricantes de iluminación ya no podrán desarrollar ni comercializar los focos halógenos, en cumplimiento de la normativa europea que pretende sustituir todo tipo de lámparas halógenas por nuevas tecnologías de iluminación más eficientes. Sin embargo, hasta el 1 de septiembre de 2018 podrán ser adquiridas las bombillas que las tiendas tengan en stock.

Por este motivo, las dificultades para encontrar recambios serán cada vez mayores, siendo recomendable su sustitución por luminarias de tecnología LED, que gracias a su menor consumo (hasta un 80% inferior) y su mayor durabilidad, pueden ser rápidamente amortizadas.

Como asesores independientes de cualquier fabricante, no dude en consultarnos para encontrar la mejor solución técnica y financiera.

Publicación de la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética.

Sábado, 17 de Noviembre de 2012

El Parlamento Europeo acaba de publicar el texto de la Directiva Europea 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, por la que se modifican las Directivas 2009/125/CE y 2010/30/UE, y por la que se derogan las Directivas 2004/8/CE y 2006/32/CE.

De acuerdo con esta nueva directiva que fue aprobada el 25 de octubre de este año se obliga a los estados miembros a renovar un mínimo de edificios públicos e impone auditorías energéticas a las grandes empresas. Las compañías energéticas también tendrán que presentar planes de ahorro. Se estima que la reducción del consumo energético de la UE en un 20% puede ahorrar cerca de 50.000 millones de euros al año.

Renovación de edificios

La directiva obligará a los Estados miembros a renovar el 3% de la superficie total de “edificios con calefacción y/o frío ocupadas por sus propietarios del gobierno central” (departamentos administrativos cuyas responsabilidades abarcan todo el territorio de un Estado miembro).

Sería el caso de edificios con una “superficie útil total” de más de 500 m², y a partir de julio de 2015, de más de 250 m². Sin embargo, los Estados miembros también podrán utilizar medios alternativos para lograr ahorros de energía equivalentes, por ejemplo, una profunda renovación.

Esquemas de eficiencia energética para empresas energéticas

Las compañías de energía cubiertas por la directiva tendrían que alcanzar un “objetivo acumulado del uso final de ahorro de energía” para el año 2020. Este objetivo tendría que ser al menos equivalente a la consecución de nuevos ahorros, cada año, desde 2014 hasta 2020, del 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales, por volumen, con un promedio durante el último período de tres años antes de que la Directiva entre en vigor.

Las ventas de energía utilizada en el transporte podrían ser excluidos y las formas alternativas para lograr ahorros de energía equivalentes estaría permitidos, siempre que se mantenga la equivalencia.

Auditorías energéticas

Todas las grandes empresas tendrán que someterse a una auditoría energética. Estas auditorías necesitarían comenzar dentro del plazo de tres años de la entrada en vigor de la directiva y debe llevarse a cabo cada cuatro años por expertos cualificados y acreditados.

Facturación del consumo real para los clientes

Para ayudar a los clientes a ahorrar energía, los proveedores tendrán que garantizar, antes del 1 de enero de 2015, que la información de facturación es correcta y se basa en el consumo real. Las facturas llegarían, al menos dos veces al año, o tres meses, previa solicitud.

Promover la eficiencia en la calefacción y la refrigeración

Los Estados miembros tendrían que llevar a cabo y comunicarán a la Comisión una “evaluación exhaustiva”, para diciembre de 2015, del ámbito de aplicación de la cogeneración de alta eficiencia y la calefacción y refrigeración urbana eficientes. A los efectos de esta evaluación, los Estados miembros tendrían que llevar a cabo un análisis de costo-beneficio – una propuesta presentada por los diputados – que cubre su territorio sobre la base de las condiciones climáticas, la viabilidad económica y la idoneidad técnica.

Líneas de financiación

Los eurodiputados también propusieron el establecimiento de líneas de financiación para las medidas de eficiencia energética. Los Estados miembros deben facilitar el establecimiento de estas facilidades o el uso de las ya existentes.

Objetivos de la UE y nacionales

La Directiva establece medidas comunes para garantizar que la UE avanza hacia su objetivo principal de reducir el uso de energía un 20% menos en 2020. Cada Estado miembro establecerá sus propios objetivos y presentará un plan de acción nacional de eficiencia cada tres años, en 2014, 2017 y 2020. La Comisión Europea tendría que evaluar, en junio de 2014, los progresos realizados.

El Parlamento Europeo da luz verde a la Directiva sobre ahorro energético en edificios públicos y grandes empresas

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012

Fuente: Servicio de prensa del Parlamento Europeo. 11-09-2012.

 

El Parlamento Europeo ha adoptado en sesión plenaria una nueva directiva sobre eficiencia energética que obliga a renovar un mínimo de edificios públicos e impone auditorías energéticas a las grandes empresas. De acuerdo con la nueva normativa, acordada con el Consejo, las compañías energéticas también tendrán que presentar planes de ahorro. Se estima que la reducción del consumo energético de la UE en un 20% puede ahorrar cerca de 50.000 millones de euros al año.

Los Estados miembros deberán transponer esta nueva ley europea en un año y medio.

Durante el debate celebrado esta mañana, el ponente, Claude Turmes (Verdes/ALE, Luxemburgo), señaló que “esta legislación no solo es esencial para lograr nuestros objetivos de cambio climático y seguridad energética, sino que también dará un impulso a la economía y ayudará a crear puestos de trabajo. Asimismo, reducirá los costes crecientes de las importaciones energéticas, que en 2011 ascendieron a 488.000 millones, lo que equivale al 3,9% del PIB de la UE”. La directiva fue aprobada con 632 votos a favor, 25 en contra y 19 abstenciones.

Renovación de edificios públicos

Esta nueva ley europea exige a los gobiernos nacionales renovar cada año el 3% de la superficie total de “los edificios con calefacción y/o sistema de refrigeración que tenga en propiedad y ocupe su administración central”.

Esta medida se aplicará a los edificios con una superficie útil de más de 500 metros cuadrados y, a partir de julio de 2015, a los de más de 250 metros cuadrados. Los Estados miembros también podrán recurrir a métodos alternativos para lograr un ahorro energético equivalente.

Planes de ahorro para compañías energéticas

Los países de la UE deberán imponer a las compañías energéticas en su territorio un porcentaje de “ahorro de energía acumulado” mínimo para 2020. Dicho ahorro no podrá ser inferior al 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales entre 2014 y 2020.

Las ventas de energía destinada al transporte pueden quedar excluidas y también se podrá recurrir a métodos alternativos, siempre que el ahorro energético logrado sea equivalente.

Auditorías energéticas

Las grandes empresas tendrán que someterse cada cuatro años a una auditoría energética. Las auditorías se iniciarán tres años después de la entrada en vigor de la directiva y correrán a cargo de expertos acreditados en el ámbito de la energía. Las pymes quedarán excluidas.

Financiación

La directiva anima a los Estados miembros y a las regiones a hacer un uso pleno de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión para incentivar la inversión en medidas de eficiencia energética. El Fondo Europeo Agrícola y el Fondo Europeo de Eficiencia Energética también pueden servir para costear las medidas de ahorro energético contempladas en la directiva. Los países de la UE deben fomentar el empleo de estos y otros mecanismos de financiación.

La incandescencia ya es historia.

Lunes, 3 de Septiembre de 2012

Desde el 1 de septiembre entra en vigor la normativa de eficiencia energética de la Unión Europea que exige a los fabricantes de bombillas no distribuir más en el mercado lámparas incandescentes. El objetivo es retirar progresivamente las bombillas incandescentes del mercado y sustituirlas por sistemas de iluminación eficientes, como los LED, que ahorran energía, son más duraderos y respetuosos con el medio ambiente.

Estamos viviendo un momento histórico. Desde que se presentó el revolucionario invento de Thomas Alva Edison en 1879, la bombilla incandescente se ha introducido en la mayor parte de los hogares del mundo. Sin embargo, desde su creación, la evolución tecnológica ha sido prácticamente nula. Actualmente, la tecnología LED supone una revolución comparable al que supuso la llegada de la luz artificial a finales del siglo XIX.

Sustituir las bombillas incandescentes por fuentes de iluminación eficientes (como los LED o las lámparas de bajo consumo) ofrece ahorros energéticos de hasta un 90%. El 95% de la energía que consume una bombilla incandescente se traduce en calor. Solo el 5% se convierte en luz. Esto hace que la incandescencia sea altamente ineficiente y de ahí la retirada de las mismas. El objetivo de la UE es que en 2020 se consiga un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares.

Con la entrada en vigor de esta directiva y la progresiva retirada de las bombillas incandescentes, las soluciones de iluminación con tecnología LED toman relevancia como alternativa eficiente para el alumbrado, no sólo de los hogares y empresas, sino también de las ciudades. La tecnología LED presenta grandes ventajas frente a la incandescencia, como una durabilidad de 25.000 a 45.000 horas (15-30 años) frente a las 1.000 horas de las bombillas tradicionales y un ahorro energético de más del 80%, no contienen radiación IR, UV, ni metales pesados como el mercurio, facilitando el reciclaje. Todas estas ventajas, no están reñidas con la calidad de la luz que ofrecen estas bombillas, que resulta vibrante en color y uniforme en su distribución. Al mismo tiempo, los LED son regulables tanto en intensidad como en color, permitiendo crear gran cantidad de efectos y personalizar los ambientes según las necesidades del momento y los gustos del usuario. La regulación de la intensidad también permite obtener ahorros energéticos adicionales.

Otra de las ventajas de los LED es que no emiten calor, a diferencia de otras fuentes de luz, reduciendo los costes derivados de la refrigeración de los espacios donde está instalada y aumentando la seguridad (son fríos al tacto) para instaladores y niños. El calor emitido por otras fuentes de iluminación puede dañar objetos como pinturas o madera.

La UE revisará la fiscalidad para fomentar la eficiencia energética.

Miércoles, 20 de Abril de 2011

La Comisión Europea ha presentado una propuesta para revisar las normas sobre la fiscalidad de los productos energéticos en la Unión Europea, teniendo en cuenta las emisiones de CO2.

 

Estas nuevas normas buscan reestructurar la fiscalidad de estos productos para tener en cuenta tanto sus emisiones de CO2 como su contenido energético. Con ello, la Comisión quiere fomentar la eficiencia energética y el consumo de productos más respetuosos con el medio ambiente, así como prevenir las distorsiones de la competencia en el mercado único.

La directiva revisada entraría en vigor en 2013 pero la CE explica que la industria tendrá el tiempo suficiente para adaptarse al escenario que surja de la norma, ya que existirán unos períodos de transición hasta 2023 para la plena adaptación de la fiscalidad del contenido energético.

Esta medida  propone que se divida el tipo mínimo de impuesto en dos partes: Una se basaría en las emisiones de CO2 del producto energético y se fijaría en 20 euros por tonelada de CO2. La otra se basaría en el contenido energético, esto es, en la energía real que genere el producto medida en gigajulios (GJ). El tipo mínimo de impuesto se fijaría en 9,6 euros/GJ en el caso de los combustibles de automoción y en 0,15 euros/GJ en el de los combustibles de calefacción. Esto se aplicaría a todos los combustibles usados en el transporte y la calefacción.

En cuanto a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la directiva revisada persigue complementar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE vigente mediante la imposición de una tasa sobre el CO2 en sectores que no entraban en su ámbito de aplicación (transportes, hogares, agricultura y pequeñas industrias). Estos sectores representan la mitad de las emisiones de CO2 de la UE, por lo que es importante que les afecte también la señal de precios del CO2.

Según nuestra perspectiva, medidas como la propuesta por la Comisión Europea, abren el debate sobre la posibilidad de imponer tasas relacionadas con las emisiones de CO2 a todos los productos que consumimos. Esta “tasa verde” afectaría especialmente a productos importados, reduciendo significativamente las ventajas en costes de países como China o India, pudiendo invertir el proceso deslocalizador de las empresas europeas.